jueves, 12 de noviembre de 2015

JUEVEANDO CON ARGUMENTOS SURREALISTAS

Esta semana nos conduce Mara Laira, alter ego de Demiurgo, que nos ha puesto como temas una gran lista de sueños que ha tenido su jefe para que escribamos sobre el que más nos apetezca.  
 Yo me he decantado por este, el número diez:

10)  Un hombre tiene un jardín extraño. Se dedica a cuidar especialmente a un árbol. En ese árbol hay algo, que a lo largo de los días comienza a tomar la forma de una mujer. Que empieza a caminar en forma confusa hacia él.

Si los queréis leer  pinchar aquí 


Floro era un hombre de mediana edad, a quien desde pequeño le había entusiasmado el tema de las plantas. 
Sus padres quisieron que estudiara una carrera, pero él se negaba con rotundidad  pasando día y noche en el jardín volcado en el cuidado de las flores. Su madre decía que el nombre que le puso, por cumplir con la tradición familiar, le había imprimido carácter.
 Floro era un gran entendido en floricultura, las especies que conseguía, las tenía vendidas antes de  que florecieran. Sin embargo no prestaba la misma atención a los árboles  del jardín que sólo estaban plantados con el fin de dar sombra a sus flores más delicadas.
Poco a poco se fue dando cuenta que el tronco de uno de los árboles iba adquiriendo las formas voluptuosas del cuerpo de una mujer, sobretodo en otoño, cuando al desprenderse de sus hojas dejaba al descubierto, su cuerpo sinuoso y sensual.
Desde ese momento Floro quedó hechizado por el árbol, sólo tenía miradas y cuidados para él, observaba palmo a palmo su corteza y le volvía loco la forma en que lo seducía al desprenderse poco a poco de aquellos trozos que le estorbaban para que pubis y pecho lucieran  todo su sensual esplendor. 
A diario se subía a las ramas del árbol para  podar aquellas que le impedían gozar con la visión  y con los tocamientos de sus atributos de mujer.
Floro se olvidó de las flores, sólo tenía ojos y manos para la que él llamó  "su Dafne", aunque el árbol no era un laurel, ni Floro era un Apolo.
Cuando la primavera llegaba y Dafne empezaba a cubrirse de hojas y Floro se volvía un ser iracundo e iba arrancándolas una a una. En su desvarío le parecía oír los gemidos del árbol aunque no le hacía demasiado caso, hasta el día que lo vio tomar vida y perseguirlo por el jardín.
El infeliz de Floro pensó que al fin Dafne había sido seducida por él, cuando lo único que pretendía era valerse de sus encantos para abrazar a Floro e ir enredándolo con todas las ramas  de su cuerpo en un postrer abrazo.
Entre sus últimos estertores de placer y  muerte, oyó lo que su amada le susurraba dulcemente al oído: 
- Sólo vivías para tus flores ahora morirás eternamente para tus árboles.

57 comentarios:

  1. Vaya con esa Dafne susurrándo "dulcemente" semejantes palabras...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Dafne era muy especial eh... joder...
    Pobre Floro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un árbol adquiriendo cuerpo de mujer.

    Precioso relato.

    Un beso dulce de seda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado,aunque no es mi estilo, algo hixe

      Eliminar
  4. Contundente cierre del relato, sí señora. Eso les pasa a los que se dedican sólo a las florecillas :))))

    Bss

    ResponderEliminar
  5. La venganza de las mujeres, aun envuelta en un árbol, puede ser terrorífica y la imaginación de mi amiga es barbara. Un aplauso y un saltibrinco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester, no es mi temática, pero al final quedé contenta

      Eliminar
  6. Moraleja si tienes una hija no le pongas Luz por si te sale electricista y se le funden los plomos. Si tienes un hijo no le pongas Narciso por si te sale flor y acaba de presidente florero.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja seguiré el consejo, aunque a estas alturas..., pero puede que en la otras vidas....

      Eliminar
  7. Le hizo un Mantis, vamos... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Respuestas
    1. Lo siento, así ha discurrido la cosa. Los relatos tienen vida propia.

      Eliminar
  9. Es notable lo que ese arbol se parece a una silueta humana..
    Y capaz que si trataba a arboles y flores por igual, no pasaba nada. Y hubo una crueldad en darle esperanzas para vengarse por la preferencias por las flores. Preferencia que ya no era tal. Si Dafne se hubiera manifestado antes, capaz que habría tenido preferencia por los arboles.

    Le encontraste un estilo siniestro. Muy bien.
    Y gracias por sumarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como sabes no es mi estilo, pero merecía un esfuerzo por todos ls que tú has hecho por nosotros al dirigirnos.çGracias.

      Eliminar
  10. Casualmente hoy publico una entrada que parece surrealista, quizás sea la voz de Dafne hablándole a Floro.¿Qué le dirá?
    Besos Tracy, hoy desde
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com.ar/2015/11/asi-suenan-los-anillos-de-un-tronco-de.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante tu entrada y realmente es un gran complemento para mi Floro.

      Eliminar
  11. Uff, vaya final para esta historia de pasión y muerte...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Tracy hemos estado en sintonia al elegir nuestro argumento, podríamos escribir un relato cuando este el jueves de escritura en conjunto jeje. Bueno, sobre tu aporte me encanto las referencias a la mitología, la elección de la foto y toda la construcción del relato. Pobre Floro que al igual de mi Alberto se confundieron el amor con algo imposible. Ambos tuvieron el mismo final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis, valoro mucho tus palabras y son un acicate para seguir escribiendo.

      Eliminar
  13. ¡Excelente! Un maravilloso cuento.

    Saludos Tracy.

    ResponderEliminar
  14. El abrazo del bibosi y el motacú
    Cuenta una leyenda del oriente boliviano que había una vez dos jóvenes que se amaban.
    Para variar había un problema grave: eran de dos etnias distintas y sus padres no los dejaban verse y mucho menos estar juntos. La boda de la bella joven ya estaba arreglada con otro, que seguramente era un tonto.
    Entonces, como suele pasar en estos casos, los amantes se escaparon. Corrieron durante horas y horas por la selva hasta que se sintieron a salvo. Y ahí, amparados por tajibos (lapachos) y toborochis (palos borrachos) se dieron un abrazo tan pero tan tan fuerte que murieron asfixiados.
    El amor que me taladra
    necesita jetapú;
    viviremos, si te cuadra,
    cual bibosi en motacú
    El bibosi es un tipo de ficus que se enreda apasionadamente sobre el motacú, una palmera débil y con frutos ricos.
    El membrudo bibosi que a la palma
    por entero rodea
    con tal solicitud, que al fin la ahoga:
    Celoso enamorado prefiriera
    antes que en otros brazos a su amada,
    entre los propios contemplarla muerta.
    Es, precisamente, lo que dice la leyenda sobre la peregrina unión del árbol corpulento y la grácil palmera
    La leyenda termina contando que en el pedazo de tierra donde cayeron los amantes asfixiados creció el primer bibosi en motacú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una leyenda preciosa que no conocía, como se ve las historias ficticias como las reales se repiten,
      Un beso y gracias por dejarla escrita aquí y por lo enriquecedora que fue, con ella aprendí muchos vocablos nuevos.

      Eliminar
  15. Wuaaaauuu! que fuerte. Tu post me ha hacho compreder que también las histoiras de terror pueden contener altas dosis de ingenio y buena literatura. Una abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Estuvimos en sintonía con nuestra elección de argumentos. Hay un Jueves donde se escribe a dos manos, tal vez podríamos congeniar jaja. Excelente aporte Tracy. Me gustaron las referencias mitológicas y el final del pobre Floro. La imagen le da mucha fuerza a las palabras, bien construido y con misterio que atrapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría escribir a la limón contigo un jueves de esos que cuentas.
      Un besazo.

      Eliminar
  17. Excelente!...un relato magistral con final contundente y apropiado.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  18. A eso se le llama no andarse por las ramas... y una venganza con todas las letras.
    La pareidolia del árbol es increíble.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy ocurrente tu comentario.
      Sí elárbol parece heco para mi relato, jejejeje

      Eliminar
  19. Tracy... este aspecto de "relato del horror" casi, me sorprendió... pero bien, muy bien!!! Una historia planteada de forma estupenda y con un final extraordinario!

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te digo la verdad a mí también me sorprendió verrne escribiendo en este registro, jejejejeje

      Eliminar
  20. Ese árbol es muy bonito; sería una maravilla trepar por él.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Madre mía, al final el arbol es un poco siniestro. Con razón dicen que hay amores que matan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ninguneo a que fue sometido,lo llevó a ese desenlace.

      Eliminar
  22. Floro se fue por las ramas... y éstas acabaron estrangulándolo.

    Bss, linda cuentista!

    ResponderEliminar
  23. Y es que es malo obsesionarte por nada, porque al final esa obsesión te puede llevar a la muerte, como le pasó a tu protagonista.
    Muy bien relatado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Las obsesiones nunca son buenas.

      Eliminar
  24. Acostumbrado a tus siempre interesantes reseñas, vengo a comprobar tu maestría para el relato. Núnca es bueno arrimarse en exceso al buen árbol.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Aunque le cobije buena sombra?, jejejejejeej

      Eliminar
  25. Un relato magnífico, y una foto de colecionista. El conjunto ma ha atrapado de principio a fin. Una entrada para enmarcar. Un beso de viernes y trece, que ahí es ná.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, que en un viernes y 13 venga un comentario como este, es muy de agradecer.
      Un beso con mucho cariño.

      Eliminar
  26. Magnífico relato, adecuado a la propuesta y dándole el valor añadido de tu imaginación. Me gustó.

    ResponderEliminar
  27. Original y muy buena historia, me gusta tu estilo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  28. A eso le llamo yo un abrazo letal... Dafne se vengó de Floro por el dolor que seguramente le causaba al arrancarle sus hojas, y es que los árboles son seres vivos y por lo tanto sienten y padecen... ahora será eterno bajo su corteza...
    Besines Tracy... Genial relato!

    ResponderEliminar
  29. Es que nos adentramos en unos jardines, amiga, que..... A quien se le ocurre enamorarse.
    Besos

    ResponderEliminar